El “Caballo de Troya” del género