El arrepentimiento de quienes se cambiaron de “género” merece escucharse, afirma expaciente